COMMEMEMUCHO

Cecilia y su Slow cooker: Receta de pollo con orejones, ciruelas y dátiles

¿Conocéis la “slow cooker“?

No conozco a nadie a quien le gusten tanto las sopas, cremas, caldos,  y cualquier cosa que se coma con cuchara, como a Cecilia.  Vive con su familia en Inglaterra y el tiempo frío propicia estas apetencias pero a ella ya le gustaban los “calditos” antes de marcharse de Castellón, en España donde disfrutamos de un clima cálido prácticamente la totalidad del año.

Desde que se compró su “slow cooker” hace unos meses, ideal para conseguir unos caldos y sopas magníficos,  no deja de propagar sus bondades.  Está entusiasmada y por supuesto, como usuaria avanzada del cacharrito,  no deja de comentar frases como “la carne queda tan tierna que se deshace”, “el caldo queda fenomenal”,  “las legumbres se cuecen de maravilla” …

Ya estoy pensando en comprar un  “slow cooker“.  Por lo que Cecilia me ha contado, y por lo que he leído, he aprendido que son cazuelas eléctricas programables de una gran simplicidad:  se seleccionan la potencia y el tiempo y te largas a ver tu serie favorita en TV o hacer lo que te apetezca.  Parece ser que el secreto es que mantiene las bajas temperaturas constantes durante largos periodos de tiempo y así se consiguen platos deliciosos.

El ‘slow cooker’  (olla de cocción lenta)  es el último trasto que ha conquistado la cocina de muchos hogares y vuelve locos a los cocinillas.

¿Qué ventajas tiene una “slow Cooker“? Es barata y de bajo consumo. Como funciona con electricidad, puede usarse en cualquier sitio y su consumo es mínimo y dispone de un termostato para regular la temperatura.   

Sus principales ventajas, en resumen, son:

  • Permite cocinar con mucha antelación sin necesidad de vigilar la comida
  • Se puede programar para encontrar lista la comida a la hora que se desee
  • La temperatura de cocinado es constante, el calor se reparte mejor y así el alimento no pierde las vitaminas solubles.
  • La carne se gelatiniza resultando más sabrosa

Ofrecen un método de cocción muy saludable y requiere poco esfuerzo.  ¿La vamos a amar? 

Mi único temor es que mi cocina no es demasiado grande y sólo la compraría si estoy muy segura. Tendré la suerte de probarla dentro de poco cuando vaya a casa de Cecilia a pasar unos días. Ella está entusiasmada. Prometo contároslo.

Y ahora la receta prometida:

Receta de pollo con orejones, ciruelas y dátiles

INGREDIENTES

 

La PREPARACIÓN la podéis consultar  en el siguiente enlace:   Pollo con orejones, ciruelas y dátiles . En este enlace encontraréis recetas para cocinar  en Slow cooker.

Y aquí tenéis el resultado final. 

El cambio que ha introducido Cecilia a la receta es que ha sustituido el  Ras el hanout por hierbas provenzales, de un sabor más suave.

Resulta apetitoso ¿verdad? 

Salir de la versión móvil