La sencillez de la sopa de ajo

Tengo que deciros que la receta no es mía, sino de mi cuñada Isabel.  Nunca había preparado una sopa de ajo porque no era costumbre en mi casa. De hecho, me consta que es una de las recetas más humildes y  famosas de la gastronomía española e ideal para cuando llega el frío. A la adusta sopa de ajo también se la conoce como Sopa Castellana. Era un desayuno muy frecuente en muchas zonas del campo español.

Sopa de ajo

En la familia de Isabel ha sido tradicional preparar este plato tan natural y reconfortante.  Ella lo sigue cocinando hoy en día. Basta con ajos y pan duro. Increíble ¿verdad?  

La sopa de ajo es típica en ambas Castillas y en Aragón pero se conoce y se prepara en toda España.

Dionisio Pérez, Post-Thebussem, gastrónomo de principios del siglo XX dice en su Guía del Buen Comer Español:

La sopa de ajo madrileña, la de los cafés y las tabernas, se hace poniendo aceite en la sartén y friendo en seguida tres o cuatro ajos picados. Cuando están bien dorados, se agrega una cucharada de pimentón y, antes que ennegrezca, el pan cortado a rebanadas, algo tostadas o no, el agua hirviendo y la sal. En los cafés, zampan un par de huevos por ración; en las tabernas, uno solo, generalmente, y en los lugares modestos se bate un huevecillo y se vierte para que dé sabor y apariencia y alcance la ilusión del huevo para todos con poco gasto. El llevar la sopa luego de hecha al horno, dejándola allí resecar y cubrirse de un costrón, es refinamiento en que no pensaron nuestros abuelos.

A continuación os transcribo la receta de Isabel. Me aclara que su receta es una receta básica y que por supuesto puede aceptar modificaciones.

Isabel dice de este plato que reconforta y alimenta al mismo tiempo: “Yo he tomado este plato de pequeña  muchas noches y a estas alturas creo que pocos platos hay que me gusten tanto y me sienten tan bien” 

Sopa de ajo

Ingredientes

(3 o 4  personas)

  • 4 o 5 dientes de ajo
  • Media barra de pan (mejor duro del día anterior)
  • Pimentón dulce (opcional)
  • Aceite de oliva Virgen
  • 1,5 litros de agua

En Castilla y León las sopas de ajo también llevan una  cucharadita de pimentón dulce y  se le llama Sopa Castellana

Si se desea se puede sustituir el agua por caldo de pollo o verduras.

Preparación

  1. En una cacerola pochad en aceite los ajos cortados longitudinalmente (también pueden ser laminados) sin que lleguen a dorarse pero que suelten toda su sustancia. En este punto se puede sofreír una cucharadita de pimentón dulce, con mucho cuidado de que no se queme.
  2. Añadid el agua (o caldo) y dejad hervir unos diez minutos. A continuación echad el pan en rodajas muy finas y dejad hervir unos minutos, hasta que el pan esté como “deshecho” y al remover se quede la miga como enredada en la cuchara.  Salar al gusto. Apagad el fuego, dejad reposar 2 minutos y servir.
  3. Hay personas que les gusta con huevo y otras sin huevo. Para las que les guste con huevo, simplemente tenéis que escalfarlo en la propia sopa durante 3 minutos y listo. Eso ya va en gustos.

Se puede añadir chorizo o jamón en el sofrito o lo que nos dicte nuestra imaginación.

/recipe-directions]

Sopa de ajo: ideal para entrar en calor

 

3 Comments

  1. Avatar

    Un clåsico bien rico😊

  2. Avatar

    Tendré que probar, gracias!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.