COMMEMEMUCHO

Cómo preparar una deliciosa salsa boloñesa

La salsa boloñesa es una de las salsas más populares  para acompañar a los platos de pasta. Procede de Italia, concretamente de la región de Bolonia.

Los secretos de esta rica e icónica salsa italiana datan de la antigüedad, alrededor del siglo I a.C., cuando los romanos conquistaron las Galias. Curiosamente surgió no como una salsa, sino como un segundo plato de carne.

Aunque actualmente su nombre está asociado con la ciudad de Bolonia, la relación entre la receta y la ciudad no es clara hasta la Edad Media. A partir de la Edad Media los franceses fueron quienes  exportaron otra vez el Ragú (la salsa boloñesa) a Italia. “Ragú” viene del verbo francés “Ragouter”, que significa«abrir el apetito» La receta llegó a Bolonia en la Edad Media a través de su Universidad, por la gran circulación de estudiantes y profesores por toda Europa.

Aunque hoy en día es una salsa hecha para acompañar la pasta como espaguetis, tallarines y tortellini, la idea original de este plato era un guiso de carne. A lo largo de los años, la receta ha sido modificada, pero tradicionalmente la carne se cocinaba primero en leche para ablandarla. Esta receta fue  depositada en 1982 en la Cámara de Comercio de Bolonia para ayudar a mantener esta delicadeza gastronómica lo más auténtica posible.

Ingredientes (para unas 4 personas):

Preparación

  1. Picáis  la cebolla, la zanahoria, el apio y los ajos y los echáis a una cazuela o una sartén grande donde habréis puesto el aceite a calentar.
  2. Cuando veáis que empieza a pocharse,  entonces añadís la carne picada y la panceta cortada muy pequeñita.
  3. Cuando la carne ya haya cambiado de color, agregad la hoja de laurel y el vino blanco, bajad el fuego al mínimo, para que se haga despacito, y dejad evaporar mientras removéis.
  4. Después agregad el tomate picado en trozos, el vaso de leche y el concentrado de tomate. Aunque a los 20 minutos ya aparente estar hecho, la tradición para hacer una buena salsa boloñesa exige una larga cocción, así pues bajad el fuego y tapad la cazuela. Después de 1 hora de cocción a fuego lento, retirad la tapa y continuad cocinando a fuego lento durante una hora más, removiendo ocasionalmente, hasta que la salsa se reduzca a la consistencia correcta. Media hora antes de terminar la cocción, sazonad con sal y pimienta al gusto. Sugiero hacer el condimento en esta etapa tardía cuando Es mejor condimentar la salsa cuando ya ha perdido la mayor parte del agua. No os preocupe tenerla  durante media hora adicional o más, si es necesario, ya que cuanto más cocinéis la salsa a fuego lento mejor.
  5. Ya teneís hecha la salsa y depende de vosotros como queráis usarla. Podéis utilizarla para pasta, puede para lasaña y desde luego si os sobra guardadla en el congelador para la próxima vez que la necesitéis y no dispongáis de tiempo para prepararla.   

Para que no se os quede seca la salsa mientras dura la cocción, podéis ir añadiendo agua cuando veáis que se está secando mucho.

En España, y en muchos otros países, es muy habitual servir la salsa boloñesa  con espaguetis pero en Italia se sirven con otras pastas largas pero anchas como los fetuccini o los papardelle.

A la salsa boloñesa se le puede añadir por encima un poco de pimienta negra recién molida y si os gusta, un poco de queso Parmesano o Grana Ppadano rallado.

Espaguetis con Salsa Boloñesa y Grana Padano rallado

 

Salir de la versión móvil