Icono del sitio COMMEMEMUCHO

Cuajada

Cuajada 1
cuajada
Cuajada con miel y frutos secos

La cuajada la podemos encontrar ya preparada en cualquier supermercado o bien comprar un producto preparado en sobres con el que se puede  preparar un postre lácteo similar  a la cuajada de verdad, a la cuajada natural.  La cuajada preparada con los sobres  no es rival para una buena cuajada casera natural que es un verdadero placer.

En el  País Vasco, Asturias y Cantabria la cuajada es un dulce muy clásico que puedes acompañar con miel o frutas.

Es un postre muy antiguo para el que tradicionalmente se utiliza leche de oveja y cuajo natural pero también puede utilizarse leche de vaca o cabra.  La leche cuajada no es exclusiva de estas zonas de España y, además, existe este tipo de elaboración en infinidad de países (América, India, …) pero esta receta es la tradicional del norte de España.

Para preparar este postre de forma natural no podemos utilizar leche UTH que dura varios meses. Utilizaremos leche fresca o pasteurizada (que tiene una caducidad de unos 4 días). La leche pasteurizada se somete a un tratamiento de calor de unos 72º durante 20 segundos y así se eliminan microorganismos que pueden ser nocivos y, aunque esta leche no es cruda, es la más parecida a la leche cruda y  ese es el motivo por el que se  conserva en frío.

El cuajo lo podemos comprar en cualquier farmacia. Existe en polvo o en líquido. MEJOR  EN LÍQUIDO para dosificarlo. Se utiliza muy poquito cuajo (por ejemplo una cucharadita de café para 40 litros de leche así que para un litro se utilizaría un pellizco apenas. Si es líquido necesitaremos unas 5 gotas por tarro. El fermento es el responsable de que la leche pase de estado líquido a esa textura sólida, cremosa y gelatinosa que tiene la cuajada.

Si utilizamos leche fresca pasteurizada mejor añadamos un poco de leche en polvo que enriquecerá la leche fresca y nos dará una mejor textura.

Cuajada

Ingredientes

  • 1 litro de leche fresca entera pasteurizada
  • 50 gramos de leche en polvo
  • 20 gotas de cuajo líquido
  • Sal

Preparación

  1. Calentad la leche en un cazo a fuego medio hasta que comience a humear ¡no la dejéis hervir! (debería estar a unos 50 grados). La sacáis del fuego,  añadís  la leche en polvo y un pizca de sal y lo mezcláis bien.
  2. Echad las 20 gotas de cuajo y mezcláis. Repartid la leche en los recipientes que vayáis a usar (mejor tarros de barro) y tapadlos con papel film. Dejadlos enfriar y cuajar durante una hora  en un lugar donde no les de el aire.
  3. Conservadlos en la nevera.

Podéis acompañar la cuajada con miel y nueces. Al comerla acordaos de que ¡la cuajada no se remueve! Echad un poquito de miel por encima y cogéis cucharadas de cuajada y miel, cuando se acabe la miel ponéis otra capita y así hasta que os lo terminéis.

¡DISFRUTAD DE ESTE SENCILLO POSTRE CASERO!

 

 

 

 

 

Salir de la versión móvil