COMMEMEMUCHO

La técnica del salteado

Salteado es la forma de cocción en la que se cocina un alimento a fuego fuerte durante poco tiempo, con una pequeña cantidad de grasa (aceite o mantequilla), manteniendo el alimento en constante movimiento. De ahí la palabra “saltear” (proviene del francés Sauter  “saltar”). Si se saltea correctamente el alimento conseguiremos un aspecto dorado en su exterior pero muy jugoso por dentro.

Mucha gente asocia saltear con  freír, pero en realidad se utiliza mucho menos aceite y menos tiempo. Saltear no es una técnica complicada pero, como todo, tiene su procedimiento y sus trucos para obtener los mejores resultados.

Seguro que alguna vez, en un restaurante o en la televisión, habéis visto un chef haciendo saltar unas verduras en el aire, moviendo hacia adelante la sartén y después con un golpe seco  hacia atrás. Y así continuamente hasta que están cocinadas. Esto queda espectacular pero no os preocupéis si lo intentáis y la verdura aterriza en el suelo de la cocina. Si no tenéis práctica podéis ayudaros con una cuchara o tenedor de madera o silicona para mover los alimentos.  ¡Sin problemas!.

Esta técnica  es realmente efectiva con piezas de comida pequeñas, especialmente verduras (cebolla, puerro, zanahoria, nabo, chirivía, pimiento, calabacín, brócoli, remolacha, setas, judías verdes, espárragos, espinacas, col, calabaza,…)  o trozos de carne o pescado.

La mayoría de los alimentos normalmente tienen suficiente de 3 a 5 minutos. En todo caso se trata de ir probando hasta encontrarlos a nuestro gusto.

Mejor servir los alimentos salteados de inmediato puesto que pierden su textura característica en poco tiempo.

 

Salir de la versión móvil