Patatas Paris a mi manera

Llamo patatas París a unas patatas que no son exactamente las patatas habituales de horno pero que son muy crujientes por fuera y muy cremosas por dentro. Sólo llevan una pizca de sal y las hierbas de nuestra elección en función de a qué plato acompañen. Por ejemplo, si voy a servirlas con salmón les pongo eneldo. Si las sirvo con carne, hierbas provenzales o tomillo. En realidad, las patatas Paris son esas patatas pequeñitas que se cocinan enteras. Pero las prefiero grandes y cortadas en rodajas.

Hace un par de años, mi marido y yo estuvimos visitando Montpelier y comimos una carne servida con una salsa y estas patatas como acompañamiento. Las patatas estaban buenísimas así que, ni corta ni perezosa, les pregunté como las habían preparado. Me contaron que las preparaban igual que las patatas Café de Paris de Paris pero con patatas enteras.

Para preparar esta sencilla guarnición de inspiración francesa, las patatas enteras, y sin pelar, se hierven o se cuecen en el microondas, luego se pelan, se cortan en rodajas y se saltean en mantequilla, resultando en unas patatas doradas y crujientes. Por supuesto, como buenos españoles podemos sustituir la mantequilla por el aceite de oliva virgen extra que es mas saludable. Pero podéis probarlas con mantequilla también ya que que les da un sabor y un aroma excelente.

Patatas paris
Patatas salteadas con mantequilla, otra forma de cocinar las patatas

Una receta que demuestra la grandeza de una humilde patata, convertida en  algo delicioso simplemente salteándola con aceite o mantequilla. De acuerdo, no es tan saludable como la patata hervida pero no está completamente frita. Estas patatas tienen una textura diferente a la de las patatas fritas.

¡Una vez las hayáis probado no podréis prescindir de ellas! 

Patatas París

Ingredientes

  • 1 patata tamaño medio por persona
  • mantequilla
  • sal
  • hierbas provenzales

Preparación

  1. Lavad bien las patatas.
  2. Envolvemos la patata en papel film y la metemos en el microondas durante 4 a 5 minutos según el grosor de la patata a 750 o hasta que esté tierna. Tienen que estar tiernas pero no excesivamente hechas. Si preferís las podéis hervir.  Con piel. Echadlas cuando el agua ya esté hirviendo.  Evidentemente, va a depender del tamaño de la patata pero, como referencia, las medianas necesitarán unos 20 minutos y las más grandes 30.
  3. Cortáis las patatas en medallones gruesos (podéis dejarle la piel si queréis). Las doráis en una sartén con mantequilla. Un momento antes que las vayais a sacar ponéis sal y las hierbas. 

Patatas parís con salsa bearnesa
Acompañan maravillosamente al pescado o la carne a la plancha. En la fotografía entrecot de ternera con patatas París y salsa Bearnesa.

4 Comments

  1. Avatar

    En Francia odié que cocinen tanto con mantequilla, ya no puedo vivir sin el aceite de oliva, pero como algo ocasional interesante 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.