COMMEMEMUCHO

Crema de zanahorias y patatas

Esta crema de zanahorias y patatas es una receta extremadamente fácil, saludable y a la vez sabrosa. Y se puede servir fría o caliente, según la época del año o la preferencia de los comensales.

La zanahoria endulza la crema y la patata la espesa.

Las zanahorias no necesitan presentación. Mi madre me animaba a comerlas argumentando que tienen mucha vitamina A y que eran buenas “para la vista” y para broncearse. Estas son las dos características más conocidas de la zanahoria, pero tiene otras muchas propiedades. Son bajas en colesterol, buenas para el corazón, los ojos, la piel y el sistema inmunológico. Son un pilar de una dieta saludable. Las zanahorias se pueden consumir crudas, cocidas, fritas o al vapor y cocidas en jugos, sopas, cremas, guisos, ensaladas e incluso en bizcochos y tartas¡Y están buenísimas!

La crema de zanahorias y patatas es una receta fácil y rápida que lleva, además de las zanahorias y las patatas, tomates, cebolla, queso crema (podéis utilizar el bajo en grasas), y nata líquida  (que podéis sustituir por un yogur griego para hacerla un poco más ligera). La crema resulta satisfactoriamente cremosa y muy sabrosa.

Hoy en día sabemos que es mejor comer los alimentos crudos, pero no todos pueden consumirse de esta manera. Por eso es necesario aprender a cocinarlos de modo que se conserve la mayor cantidad de nutrientes.

Sugerencias de presentación de la crema:

A la hora de servir la podemos adornar con un poco de cebollino cortado, o unos trozos de pan frito (picatostes) o perejil. Además, también casa muy bien con queso rallado o en lascas del tipo parmesano (aunque esto irá a gusto de los comensales).

También la podéis servir con un poco de queso parmesano.

Como sugerencia de acompañamiento, os recomiendo el vino blanco. ¡Encaja a la perfección! 

Crema de zanahorias y patatas

Ingredientes

Para 4 personas

  • 25 gramos de mantequilla
  • 5 zanahorias, peladas y cortadas en trozos
  • 3 patatas pequeñas, peladas y cortadas en trozos
  • 1/2 cebolla picada
  • 1,5 litro de agua (mejor caldo de pollo o de verduras)
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales
  • 1 pizca de tomillo seco
  • 1 hoja de laurel
  • sal y pimienta
  • 100 ml de leche
  • perejil para decorar

Preparación

  1. Derretid la mantequilla en una olla grande a fuego lento. Cuando la mantequilla empiece a espumar echad la cebolla y cocinadla hasta que empiece a ponerse traslúcida (de 3 a 4 minutos).
  2. Añadid las zanahorias, las patatas, las hierbas provenzales, el tomillo, el laurel y el agua.  Salpimentad. Subid el fuego a medio-alto y dejadlo hervir. Cuando hierva reducid el fuego nuevamente  y cocinad a fuego lento hasta que las patatas y las zanahorias estén tiernas, aproximadamente 30 minutos.
  3. Sacadlo del fuego y batidlo todo con una batidora hasta que consigáis la textura deseada.  La sopa os quedará espesa y cremosa. Añadidle la leche para diluirla un poco.

Notas:

  • Para acelerar el tiempo de cocción, cortad las patatas en trozos pequeños y las zanahorias en rodajas no muy gruesas.
  • Esta sopa funciona de maravilla con la calabaza. Sustituid las patatas por calabaza.
  • Si hacéis un poco más de cantidad de crema de zanahorias la podéis congelar para una emergencia.
  • Podéis preparar la crema el día antes y calentarla cuando la vayáis a tomar.

Salir de la versión móvil