Icono del sitio COMMEMEMUCHO

Real Club Náutico de Castellón

Paella de galeras y sepia

Paella de galeras y sepia

El Real Club Náutico de Castellón fue el marco idóneo para la celebración de jubilación de una amiga muy querida. El emplazamiento de su restaurante es espectacular. Situado en el mismo puerto cuenta con unas vistas magníficas sobre la dársena, gracias a los amplios ventanales de su comedor que permiten el paso de la luz natural. Es un clásico del puerto en esta localidad.

Mirador restaurante Real Club Náutico Castellón

Una celebración de jubilación puede ser pequeña o grande. Cuán grande o pequeña depende del ambiente, las vibraciones positivas, el respeto y el humor. Por nuestra parte, como invitados, nuestro objetivo fue acompañar a nuestra amiga en la celebración de este hito en su vida y conseguir que se sintiera apreciada y querida. Fue una gran celebración.

El Club Náutico de Castellón, en cuyas instalaciones se encuentra el restaurante, se fundó en 1932 y en 2000, con motivo de la celebración de la 4ª edición de la Regata Costa Azahar, el rey Juan Carlos I aceptó la presidencia de honor del club, pasando éste a ostentar la denominación de “Real”.

El restaurante también ayudó a que la celebración fuese un éxito. Cuenta con una larga tradición y solera en el puerto de Castellón y la concesión actual, Grupo Brisamar, le aporta más de 50 años de experiencia en el sector, con 3 restaurantes más en la provincia de Castellón.

Como era de esperar están especializados en cocina marinera y mediterránea, así como distintos tipos de arroces. Salió todo perfecto y el trato fue excelente. ¡Me encantó! Muy bien la calidad y la presentación de la comida

Disfrutamos muchísimo el menú que consistió en lo siguiente:

Chipirón relleno de bacalao y gambita
Brocheta de rape y gamba con rebozado de maíz
Crujiente de Secreto Ibérico con crema de queso
Crujiente de Secreto Ibérico con crema de queso
Foccacia de pomodoro, boletus y foie
Arroz de galeras y sepia
Brownie de chocolate sobre clema inglesa y helado

Lo más destacable de la comida fue la cordialidad y la armonía de todos los asistentes, multiplicado, sin duda, por el maravilloso entorno, con impresionantes vistas a todo al mar Mediterráneo y la calidad y cuidada elaboración de los platos servidos.

Salir de la versión móvil