Icono del sitio COMMEMEMUCHO

Qué no debéis poner en el lavavajillas

Qué no debéis poner en el lavavajillas

Foto de Karolina Grabowska en Pexels

El lavavajillas podemos poner muchas cosas pero no todo, como por ejemplo cuchillos, tablas de cortar de madera y prácticamente cualquier metal que no sea acero inoxidable. 

Cada vez tenemos que dedicar menos tiempo a las tareas domésticas gracias a los continuos avances tecnológicos. Unos de los electrodomésticos que  ha contribuido a facilitarnos la vida es el lavavajillas.

Seguro que todos pensamos que es muy fácil utilizarlo pero saber qué utensilios podemos lavar en él, por ejemplo, es clave para que nos dure más el electrodoméstico y lo que limpiamos en el. A continuación os nombraré algunos de los materiales y utensilios que no debéis poner en el lavavajillas.

Que no debéis meter en el lavavajillas

Cuchillos y demás utensilios con hojas afiladas

No podemos meter:

No es aconsejable introducir cuchillos de cocina en el lavavajillas

Ya sé, ya sé, es tentador. Conozco la tentación. Has estado cocinando toda la mañana y después de comer tienes una montaña de platos, vasos y utensilios de cocina por fregar y una cocina por limpiar  En estos momentos incluso meter en el lavavajillas un  simple cuchillo para no tener que fregarlo es una tentación.  Y así es como te encuentras mirando tus cuchillos sucios pensando…tampoco pasará nada si los meto solo esta vez ¿verdad?

Pero no, no debemos hacerlo por varios motivos:

El primero es la seguridad. Imaginad que no sois vosotros los que “sacáis el lavavajillas” y la persona que lo haga, marido, hijo, madre… quien sea, al no saber que pueden tropezar  con estos cuchillos pueden cogerlos por el filo y cortarse.  No importa lo cuidadosos que seamos,  los objetos afilados en el lavavajillas son un peligro (igual de peligrosos en un fregadero lleno de platos claro). Por seguridad, mejor lavar a mano todos y cada uno de los cuchillos de cocina y hojas, excepto los de mesa que no están afilados.

Además de este relativo riesgo, meter los cuchillos  en el lavavajillas es perjudicial para los propios cuchillos. Los detergentes fuertes desafilarán rápidamente los filos, lo que es particularmente malo para los cocineros caseros que no afilamos nuestros cuchillos con frecuencia. Los mangos también pueden dañarse y los metales (especialmente el acero al carbono) pueden oxidarse.

Además,  en cuenta que las cuchillas también pueden dañar al lavavajillas, clavándose en el revestimiento de goma de las rejillas del lavaplatos, lo que puede hacer que se oxiden en el futuro.

Prácticamente cualquier metal excepto acero inoxidable

No metamos utensilios de cocina como los siguientes:

Para hacer un resumen fácil, pensemos que el único metal que podríamos meter en el lavavajillas es el acero inoxidable, que no se daña ni se oxida fácilmente.

Al hierro fundido o al acero al carbono se oxidarán rápidamente. También debemos  evitar meter utensilios o cacharros de cocina de hierro fundido esmaltado; el metal está protegido en su mayor parte, pero el acabado esmaltado puede dañarse.

El aluminio tampoco debe meterse en el lavavajillas. El aluminio es muy reactivo. Los fabricantes a menudo lo anodizan, lo que significa que lo recubren con una capa protectora de óxido que no reacciona con otras sustancias. El problema es que los detergentes para lavavajillas pueden neutralizar este recubrimiento anodizado.

Piezas  de cobre y latón

También es mejor dejar fuera del lavavajillas los metales propensos al deslustre, como el cobre y el latón, ya que pueden perder su brillo (y eventualmente dañarse) por la acción del detergente  del lavavajillas.

¿Y utensilios de cocina antiadherentes?

Ni se os ocurra.  Esa delicada capa antiadherente se desgastará rápidamente si los metemos en el lavavajillas. Y, de todos modos, son piezas muy fáciles de limpiar.

Platos de porcelana,  cristalería delicada, porcelana fina

Ejemplos:

Cualquier porcelana fina, cerámica y cristalería a la que tengáis cariño  es mejor que la lavéis a mano.   No solamente porque corremos el riesgo de que se rompan, sino porque  los diseños pintados a mano en platos y las líneas de medición impresas en tazas medidoras de vidrio pueden desgastarse con el tiempo, y el cristal y el vidrio se pueden decolorar .

 Imagen de Pexels

Confieso que pongo las jarras  medidoras de vidrio en el lavavajillas, pero lo hago sabiendo que después de cierto tiempo las marcas pueden desaparecer y será el momento en el que tenga que comprar otras nuevas. Yo he aceptado ese riesgo.

Cualquier cosa de madera

Es obvio ¿verdad?: la madera es un material orgánico que puede dañarse con la humedad y el calor. Absorbe agua, se hincha, se deforma y se agrieta. La humedad y las altas temperaturas no son lo único que daña a la madera: el detergente que se usa para el lavavajillas también puede estropearla.

Foto de Karolina Grabowska en Pexels

Tampoco deberíamos lavar en el lavavajillas cubiertos con mangos de madera. Mejor optar por la cubertería de metal de una sola pieza. Es más funcional y podemos lavarla sin problemas en el lavavajillas.

Piedra natural (mármol, granito, etc.)

Morteros y morteros de mármol y granito, además de superficies de trabajo y servicio de mármol y pizarra

La piedra es mucho más duradera que la madera, pero es mejor dejarla fuera del lavavajillas. Los detergentes pueden dañar el acabado y la exposición a altas temperaturas y mucha agua puede pasar factura e incluso causar fracturas y grietas.

Algunos plásticos

Algunos artículos de plástico pueden dañarse con el calor intenso del lavavajillas. A lo largo de los años, he puesto más de una tabla de cortar de plástico que decía ser apta para lavavajillas en el lavavajillas y me ha salido deformada.

En todo caso, cuando vayamos a meter un táper de plástico en el lavavajillas fijémonos  si  son aptos para lavavajillas. Los que tienen impreso en sus paredes el icono de “Apto para alimentos”(un tenedor acompañado de una copa) pueden lavarse en el lavavajillas.

Si el táper no es apto para lavavajillas lo que pasará es que se desgastará el material y reducirá su vida útil. Del mismo modo, expuesto a temperaturas para las cuales no está preparado, el recipiente se deformará y envejecerá antes. Esto ocurre con todos los elementos de nuestra cocina que sean de plástico no adaptado al lavavajillas.

Aseguraos de que los tuppers de plástico son aptos para el lavavajillas

En ocasiones simplemente debemos dejarnos guiar por nuestro sentido común. Por eso no he dicho que no debáis meter la cubertería de plata. Ya os lo imagináis. ¿A que sí?

Otra entrada que os puede interesar es La limpieza en la cocina

Salir de la versión móvil