Salsa Arrabiata

Su traducción es “salsa rabiosa”, lo que ya da una buena pista del sabor intenso y picantón que caracteriza a esta salsa típica de Roma. Y es que esta potente salsa tiene como ingrediente principal la guindilla picante, a la que se añade tomate natural, ajo, cebolla, sal, aceite de oliva y, a veces, albahaca. Casa muy bien con los espaguetis y con los macarrones.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 taza de cebolla picada
  • 4 dientes de ajo picados
  • 2 cucharadas de vino tinto
  • 1 cucharada de azúcar 
  • 1 cucharada de albahaca fresca picada
  • 1 cucharadita de guindillas
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 tomate pelado y troceado en cubitos
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado

Preparación:

  1. Calentad el aceite en una sartén grande o cacerola a fuego medio. Saltead la cebolla y el ajo en aceite durante 5 minutos.
  2. Agregad el vino, el azúcar, la albahaca, las guindillas, el tomate frito, el jugo de limón,  la pimienta negra y los tomates; llevar a ebullición. Reducid el fuego y cocinad a fuego lento sin tapar unos 15 minutos.
  3. Añadid el perejil y servid sobre la pasta cocida de vuestra elección.

 

1

 

4 Comments

  1. Grandes momentos con esa salsa en la ciudad eterna e aledaños

  2. Tiene que estar buenísima. Voy a probar a hacerla

  3. Pingback: Salsa Arrabiata — Commememucho

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.