Salsa Bechamel

1-7-e1548607626978.jpgLa salsa Bechamel es una de las salsas reinas de la cocina. La forma clásica de hacer una salsa blanca (bechamel), es utilizando una mezcla de mantequilla y harina llamada roux.

La palabra «salsa» es una palabra francesa que significa «saborear» y las salsas consiguen que nuestra comida sea más apetitosa. Las salsas son alimentos líquidos o semilíquidos pensados para que con su mezcla con otros alimentos éstos se vean, huelan y sepan mejor.

En Francia, es una de las cuatro salsas básicas llamadas «meres» o «salsas madre» (alemana, bechamel, española y velouté) de las cuales se derivan todas las demás salsas. También se conoce como «salsa blanca». Es una salsa suave y blanca hecha de un roux elaborado con harina, leche  y mantequilla. Por lo general, se sirve con carnes blancas, huevos y verduras. Es la base de muchas otras salsas.

Aunque hay varias teorías sobre el origen de la salsa Bechamel parece que la versión más probable es que el Chef Francois Pierre de la Varenne (1615-1678) fuese el creador de la Salsa Bechamel. Fue cocinero de la corte durante el reinado del rey Luis XIV (1643-1715), durante el mismo tiempo en que Bechamel estuvo allí.

Marqués Louis de Bechamel (1603–1703), fue un financiero del siglo XVII que ocupó el cargo honorífico de jefe de la casa del rey Luis XIV. 

A menudo se cita al Chef La Varenne como el fundador de la alta cocina (que definiría la cocina clásica francesa). La Varenne escribió el libro Le Cuisinier Francois (El verdadero cocinero francés), que incluía la salsa Bechamel. Se cree que lo dedicó a Bechamel como un cumplido. Las recetas de La Varenne usaban roux hecho de harina y mantequilla (u otra grasa animal) en lugar de usar el pan como espesante para las salsas.

La salsa Bechamel es ideal para cremas o sopas, cubrir o napar canelones, lasagna, … para croquetas, para cubrir un huevo cocido y gratinarlo, para mezclar con verduras para gratinar, etc. Sirve como base para muchísimas recetas.

Salsa Bechamel

Ingredientes

  • 80 gramos de mantequilla
  • 70 gramos de harina
  • 1 litro de leche (sacarla del frigorífico 15 minutos antes para que esté a temperatura ambiente o bien calentarla en el microondas pero sin dejarla hervir)
  • Sal y pimienta blanca molida(opcional)
  • Nuez Moscada

Preparación

IMG_20190126_133352641-1

 

Fundid la mantequilla con la harina -mejor tamizada para evitar grumos- a fuego suave en una sartén grande o cacerola y, después de 2 minutos hirviendo a fuego suave, añadís la leche poco a poco sin dejar de remover.

 

 

IMG_20190126_134115309-1Veréis que se compacta bastante pero poco a poco, y siempre sin dejar de remover, se irá diluyendo hasta que obtengáis una crema fina y sin grupos. ¡No dejéis de remover en ningún momento! Es muy importante para conseguir una buena bechamel y además evitáis que se agarre al fondo. Si queréis la salsa más espesa dejadla hervir un poco más de tiempo. Sazonar con sal, pimienta blanca molida y nuez moscada.

IMG_20190126_134305880-2Si queréis que la bechamel sea más espesa aumentad la cantidad de mantequilla y harina o bien ponéis menos cantidad de leche, siempre siguiendo las mismas proporciones.  Recordad también que si la hervís más tiempo la salsa será más densa. Si se quiere más líquida ponéis un poco más de leche.

Si al final vuestra bechamel tiene grumos no lloréis, ¡salvadla!  Pasadla por la batidora y asunto solucionado.

 

 

 

9 Comments

  1. Pingback: Coliflor, brócoli y zanahoria gratinados al horno con bechamel – Commememucho

  2. Yo lo paso todo antes por la batidora, no será lo mismo, pero me quito los dichosos grumos… La próxima pruebo pasándola después como dices

  3. Reblogueó esto en Espacio de Arpon Files.

  4. Buena lección, además de culinaria, de historia. Un abrazo

  5. En Cuba no es muy común la bechamel, pero a mí me fascina. Gracias por tu explicación simple y completa. Exitos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.