Crema de calabaza y zanahorias

 

IMG_20190905_132937

Hay tantas recetas de crema de calabaza y zanahoria que, para destacar, la receta tiene que ser algo especial. Y ésta lo es. Es una receta deliciosa y muy fácil de hacer.  Si conocéis este blog, sabréis que me gustan las recetas fáciles y sencillas. De hecho, el logo del blog es un tazón de crema de calabaza.

Hasta no hace mucho, no veía una distinción clara entre crema y puré de verduras.  La verdad es que mucha gente lo usamos indistintamente. Recientemente, en una clase de cocina, surgió la discusión entre mis compañeros de cual era la diferencia fundamental entre un puré y una crema de verdura. Al final todos estuvimos de acuerdo en que la diferencia viene dada por lo  fluida o espesa que resulte la elaboración. Es decir, tenemos un puré si lleva poco líquido, y consistiría en verduras procesadas y trituradas, quedando bastante espeso. La crema de verduras, en cambio, llevaría más líquido. Por supuesto hay trucos para que queden más «cremosas», como añadirle algún lácteo (yogur, leche, queso, crema de leche o nata líquida). En cualquier caso, la crema es más líquida y tiene una consistencia más fina y sedosa; mientras que el puré es más consistente, más sólido.

Es un primer plato perfecto si estáis vigilando vuestra dieta. La calabaza es una gran fuente de betacaroteno y potasio. También contiene calcio, magnesio, así como vitaminas del grupo B. Las zanahorias también son buenas fuentes de antioxidantes. Además, son ricas en vitamina A.

Un plato de “fondo de armario”, indispensable en nuestro recetario. Si os gusta el sabor picante podéis complementar la crema con una combinación de pimienta negra y una pizca de polvo de Chile ¡No os paséis! Se puede comer caliente o a temperatura ambiente, servido con unos crujientes de jamón. Los costrones de pan frito quedan también muy bien con esta crema.

Crema de Calabaza y zanahoria

Ingredientes

  • 500 gr de calabaza. A mi me gusta la variedad  Cacahuete o Butternut. En el supermercado la podéis encontrar ya pelada y troceada y envasada al vacío
  • 2 zanahorias grandes
  • 2 puerros o un puerro y una cebolla pequeña
  • 1 patata mediana
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra recién molida

Preparación

  1. Quitad la capa externa de los puerros y cortad las raíces y la parte más verde. Cortadlos a rodajas.   Pelad las zanahorias y cortadlas también a rodajas. Pelad la patata y cortadla a trozos, al igual que la calabaza. Procurad que sean trozos de un tamaño similar y no muy grandes ya que tardarán menos en cocinarse.
  2. En una olla poned un poco de aceite y echad todas las verduras. Cocínadlas durante 5 minutos removiendo de vez en cuando, procurando que se doren un poquito pero con cuidando de que no se quemen. Poned un poco de sal.
  3. Añadid el agua suficiente  para  cubrir con agua como 2 dedos por encima.
  4. Subid el fuego y esperad hasta que hierva el agua. Cuando empiece a hervir tapad la olla y poned el fuego al mínimo y lo tenéis durante unos 15-20 minutos hasta que las verduras estén tiernas.  Las verduras deben estar blanditas. Pinchadlas con un tenedor para comprobarlo.
  5. Retirad la olla del fuego y trituradlo todo. Yo lo hago con una batidora de mano directamente en la olla pero podéis hacerlo en una batidora de vaso o robot, como prefiráis. Podéis retirar un poco de caldo a la hora de triturar según os guste la textura o dejar todo el caldo si queréis que la crema esté más ligera. Probad la crema y rectificad de sal si es necesario.

Si os sobra podéis guardarla durante 3 o 4 días en la nevera o bien congelarla.

 

¡Probad esta saludable sopa de calabaza y zanahoria y querréis repetir!

8 Comments

  1. I think I should try this one!

  2. This meets my taste! 🙂

  3. Una suave exquisitez de dos discretas pero geniales hortalizas.
    Mmm…

  4. ¡Vaya pinta, y qué fácil de hacer! Voy a inaugurar la temporada de “cuchara” con esta crema 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.