Tomates rellenos

Tomates rellenos de bacon y queso al horno

Los tomates rellenos de bacon y queso al horno tienen un sabor y una textura estupendos, son fáciles de preparar  y resultan muy económicos.  Constituyen un primer plato muy elegante. Si los tomates son pequeños pueden convertirse en aperitivo. Servidlos con un arroz blanco o pilaf y tendréis un plato principal.

Se me ha ocurrido prepararlos porque una vecina me ha regalado unos tomates valencianos preciosos, recién cogidos de su huerta. Estaban muy maduros y tenían un aroma muy intenso y atractivo.

tomates rellenos

Realmente podemos preparar unos tomates rellenos de casi cualquier cosa que se nos ocurra. Los tomates más grandes los podemos rellenar con su misma pulpa, con cebolla,  calabacín, espinacas, champiñones y mucho, mucho queso ¡que rico!.

Cuando me he puesto a prepararlos iba a rallar el queso. Unos trozos de queso manchego que siempre tengo en la nevera, aunque queda muy bien la mozzarella, el queso de cabra, el cheddar  y ¡no os olvidéis del Parmesano! que le aporta un sabor estupendo. Al final me he decidido a cortarlo en cubos pequeños para notar más el “mordisco” del queso.

Una vez rellenados los tomates, y antes de ponerlos en el horno, si os apetece podéis espolvorear queso rallado por encima o bien una mezcla de queso y pan rallado. Os quedará una cubierta crujiente deliciosa.

Aunque hay que hornearlos, y eso lleva un tiempo, la preparación es bastante rápida y, sobre todo, fácil. Se pueden servir con unos espaguetis con una salsa pesto y entonces ya os puede servir como plato principal.  ¡Podría ser incluso ser una buena manera de hacer que los niños coman verduras!

tomates rellenos
Los tomates a punto de meterlos en el horno. Si nos apetece podemos ponerle un poco de parmesano rallado por encima.

Tomates rellenos de bacon y queso al horno

Ingredientes

  • 1 tomate grande, carnoso y bueno por persona
  • 40 gramos de bacon ahumado, cortado en tiritas o daditos pequeños, por tomate
  • 40 gramos de queso (cortado a daditos o rallado)
  • 1 cebolla mediana-pequeña
  • Albahaca fresca
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen extra y sal

Preparación

  1. Pelad la cebolla y cortadla en brunoise fina. Poned la cebolla en una sartén con un poco de aceite y que se vaya pochando.
  2. Lavad bien los tomates y cortadles la parte superior. Si son grandecitos también podéis cortarlos por la mitad. Con la ayuda de una cucharita vaciad los tomates de su pulpa ¡procurad que no se rompan!. Una vez vacios los poneis boca abaja sobre un papel de cocina para que vayan perdiendo el agua. Picad la pulpa y la reserváis.
  3. Cuando la cebolla ya está medio pochada añadid el bacon. Dejad 2 minutos y añadid la pulpa de los tomates. Salad y añadid el orégano. Dejad que se haga el sofrito lentamente para que pierda el líquido. Rectificad de sal si es necesario pero no os paséis de sal porque ahora añadiréis el queso y un poco de albahaca troceadita.
  4. Encended el horno a 180º, con calor arriba y abajo.
  5. Con este sofrito rellenad los tomates. Si os apetece poned un poco de queso Parmesano rallado por encima. Ponedlos en una bandeja de horno, sobre un papel parafinado, y los dejáis durante unos 25-30 minutos o cuando veáis que empiezan a arrugarse pero que todavía conservan su forma.

Si os sobre relleno no os preocupéis, podéis utilizarlo para una pizza, por ejemplo.

Además de ser sabrosos, los tomates resultan coloridos y atractivos en cualquier plato.

Entero cabecera 1
Una forma divertida de comer tomate y ¡está muy bueno!
Cabecera 2
El tomate así preparado resulta muy sabroso

 

11 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.