Tarta de queso tradicional

La tarta de queso es un clásico de la repostería española pero la influencia americana ha arrasado y ha puesto de moda la “cheesecake”. No hay que confundir la tarta de queso tradicional con la americana que tiene una base de galleta sobre la que se vierte la crema de queso. La ventaja de la receta americana es que no necesita horno.

Hay muchísimas clases de tartas de queso, algunas se cocinan en el horno, y otras se elaboran y sirven en frío. El queso siempre está presente así que hay tantas tartas como tipos de quesos: se utiliza queso quark, requesón, queso crema, azul, ricota, …

El origen de la tarta de queso suele situarse en Grecia, por el año 776 a. C., pero no fue hasta la Edad Media cuando esta tarta se empezó a consumir de forma generalizada en toda Europa, y fueron los europeos quienes la llevaron a América, en especial a Estados Unidos.

94.jpg

La receta que os doy es fácil, resulta muy esponjosa, lleva poco azúcar, y tendréis el éxito asegurado. Se prepara en un momento.

Ingredientes:

  • 350 gramos de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 3 huevos
  • 175 gramos nata 35% materia grasa (crema de leche o nata para batir)
  • 100 gramos azúcar
  • 40 gramos harina de trigo

Preparación:

Podéis utilizar un molde redondo de 20 cm de diámetro o otro que os guste más (cuadrado, rectangular, etc.)

Precalentad el horno a 200ºC, calor arriba y abajo. Engrasad el molde con un poco de mantequilla y poned también papel vegetal para hornear.

  1. En un bol o recipiente grande echad todos los ingredientes, el queso crema, la nata, los huevos, el azúcar y, por último la harina. Es conveniente que el queso crema esté a temperatura ambiente para que se integre mejor con el resto de ingredientes. Batidlo bien con unas varillas o incluso podéis utilizar una batidora de mano. Con la batidora os será más fácil eliminar todos los grupos pero aseguraos de no batir en exceso la mezcla.
  2. Verted la mezcla en el molde e introducidlo, en el horno previamente calentado a 200º C. Hornead durante unos 45 minutos aproximadamente. Colocadlo a media altura en el horno, con calor arriba y abajo y con aire.
  3. Comprobad que esté hecha pinchándola con un palito. Si sale limpio podéis sacarla del horno.
  4. Retirad el molde del horno y dejad que se enfríe sin desmoldar. Esperad a que esté totalmente fría para desmoldarla y la guardais en el frigorífico hasta que la vayáis a comer.

Para servirla podéis espolvorearla con azúcar glas, untar la mermelada que mas os guste sobre la superficie de la tarta, servirla con fruta fresca, con miel…

22 Comments

  1. Debo decir que con una tarta de queso en Oña acabe empachado y es una de las cosas que ya no abuso… los humanos somos así

  2. Hola que error

  3. Great history on one of my favorite desserts!

  4. ¡Madre mía! Se me hace la boca agua. Buena receta, gracias.

  5. A la tarta de queso si me apunto yo

  6. One of my favorites.

  7. Que hambre!!!

  8. No puede ser que me antoje tanto con tan solo ver la fotografía

  9. 💞❤💞💕❤💞💕❤💞

  10. Wow 😍🔝

  11. Pingback: Bizcocho de yogur – Commememucho

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.