Croquetas de bacalao

img_20190203_135230_109

Croquetas de bacalao desmigado, donde la base de las croquetas es la salsa bechamel.

Croqueta es una palabra que viene de la francesa croquer, la onomatopeya de «crujir», lo que nos lleva a pensar que una croqueta debe ser crujiente para hacer honor a su nombre.

Somos muchos los que pensábamos que la croqueta había nacido en España, por lo mucho que se consumen en nuestro país, pero lo cierto es que son francesas. Las primeras referencias de las croquetas en España podemos encontrarlas en libros como “El cocinero español y la perfecta cocineraque data de 1867.

Una receta tradicional que no pasa nunca de moda. Es uno de los aperitivos que mas se consumen y gustan a todo el mundo, especialmente a los niños.

Croquetas de bacalao

Ingredientes

  • 130 gramos de mantequilla
  • 120 gramos de harina
  • 700 gramos de leche
  • 300 gramos de nata
  • Sal, nuez moscada
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva
  • 250 gramos de bacalao desmigado ya desalado
  • 1/2 cebolla (opcionalmente podéis sofreír la cebolla picada fina para añadirlo a la masa)

Preparación

  1. Primero preparad una bechamel. Fundid la mantequilla con la harina a fuego bajo en una cazuela y dadle vueltas unos 2 minutos. Añadís poco a poco la leche (no fría) y lo removéis con ganas. Al principio veréis que es una masa compacta pero poco a poco se irá diluyendo hasta formar una crema más fina. No dejéis de remover en ningún momento porque la bechamel corre un serio peligro de cogerse al fondo. Sazonad con sal y nuez moscada.Si la queréis más espesa la dejáis hervir más tiempo (esto tiene ventajas e inconvenientes: si la masa está más espesa se manipulará fácilmente para formar las croquetas pero no resultará una croqueta cremosa. Lo ideal es buscar un punto donde no resulte demasiado complicado dar la forma pero que resulten cremosas).
  2. Añadid el bacalao muy desmigado y bien seco a la bechamel y le dais unas vueltas. Verted la masa resultante sobre una bandeja o recipiente bajo untado con mantequilla y lo dejáis enfriar para que la masa adquiera cierta consistencia. Cubridlo con un film transparente para que no se os seque la masa. Lo ideal es dejarla enfriar en la nevera al menos 4 horas o mejor preparar la masa el día anterior a cuando vayamos a freírlas.
  3. Dadle la forma a las croquetas. Un truco para poder formar las croquetas es o bien os ponéis un poco de harina en las manos o bien un poco de aceite.Pasadlas por huevo batido y por pan rallado. Procurad que ninguna parte de la croqueta se quede sin rebozado porque de lo contrario se os abrirá al freírla.
  4. Las freís en abundante aceite caliente a 200º. Es mejor que el aceite cubra la croqueta para que no se os rompa. Una vez hechas, que estén doraditas, las sacáis sobre papel de cocina.

img_20190203_134858853
Un magnífico aperitivo

18 Comments

  1. Dios mio! No me abandones! Quiero CROQUETAS!!!

  2. Qué ricas!!!

  3. Que buenas!!

  4. Anda, no sabia que provenía de la cocina francesa la croqueta… una pregunta tonta… por los confines de mi congelador deben quedar unas croquetas que hice hace unas semanas con forma de estrella ¿eso se puede considerar croqueta? je je

  5. Pues, a parte de las mías, jamás vi una croqueta con formitas…

  6. Pingback: Pimientos rellenos de bacalao en salsa de piquillo – Commememucho

  7. Que buena pinta 👍

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.