Croquetas de pollo

2018-11-29-13-22-10.jpg

Todos los españoles afirmamos que las mejores croquetas son las de nuestra madre. Las podemos encontrar en prácticamente todos los bares y cafeterías del país como tapa y en los restaurantes como entrada. Las hay de todo lo que os podáis imaginar, de jamón, de queso, de champiñones, de pollo, de morcilla, de restos de puchero, de bacalao, de gambas, de espinacas y piñones, de carrillada, de garbanzos,… ¿sigo?

Es tan entrañable, familiar, crujiente, socorrida… Lo cierto es que la croqueta gusta a todo el mundo o casi. Son muy laboriosas y requieren tiempo pero son una obra de arte. Cuando se hacen bien son ligeras y cremosas por dentro, debido a la mantequilla de la bechamel, y  la corteza es crujiente y aporta el contraste que deriva en una explosión de sabor.

Lo mejor es que podéis preparar la masa de las croquetas con antelación y congelarla o, si tenéis suficiente espacio en el congelador, guardarlas ya empanadas y listas para freír.

Las croquetas son originarias de Francia, donde se preparaban con un centro de puré de patatas.  Llegaron a España y fueron transformándose hasta la croqueta de bechamel  que conocemos hoy en día.

Una de mis croquetas favoritas es la de pollo, y haciéndonos eco de la cocina de aprovechamiento, las podemos preparar utilizando las sobras del pollo en pepitoriapollo al horno, pollo a la plancha, cualquier resto de pollo que tengáis.

Para el relleno

  • 250 gramos de pollo (sobras de pollo cocinado de cualquier forma, o en su defecto hervid u hornead el pollo crudo, muslos preferentemente, durante 30-45 minutos, o hasta que esté cocinado)
  • 1 cebolla mediana muy picadita
  • 1 cucharada de mantequilla

Para la bechamel

  • 1/2 litro de leche entera
  • 100 gramos de harina
  • 100 gramos de mantequilla
  • Sal, pimienta negra recién molida y nuez moscada

Para freírlas:

  • Harina
  • 2 huevos batidos
  • Pan rallado
  • Aceite para freír

Cantidades para unas 20-25 croquetas según el tamaño.

Preparación

  1. Para el relleno, podéis utilizar las sobras del pollo en pepitoria o o restos de pollo de cualquier otro guiso o de un puchero, por ejemplo. Cortad la carne de pollo muy menudita.
  2. Trocead la cebolla en brunoise  fina, y rehogadla en la mantequilla en una sartén, a fuego suave y tapado, sin que llegue a coger color. Unos 5 minutos. Añadid el pollo cortado también muy menudito y dadle una vuelta. Salpimentar y reservar.
  3. Para la bechamel, en una sartén o cazuela grande, derretid la mantequilla a fuego medio y añadid la harina. Removed con una cuchara o espátula de madera hasta que la harina pierda el sabor a harina, pero no debe coger color. La harina con la mantequilla debe quedar como una especie de bola.
  4. Añadid entonces la leche, poco a poco, y diluid bien con unas varillas procurando que no queden grumos. Bajad el fuego a medio-bajo y sazonad con sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. dad unas vueltas durante 2 o 3 minutos y añadid el pollo y la cebolla.
  5. Coced la bechamel removiendo constantemente con una cuchara de madera para que no se pegue e id probando la masa. Estará en su punto cuando no sepa a harina ni leche haya perdido completamente el sabor a leche y la harina. Tras unos 8 minutos aproximadamente.
  6. Dejad enfriar en la nevera unas horas. Mejor si preparáis la masa con un día de antelación.
  7. Dadle forma a las croquetas, pasadlas por harina, a continuación por huevo batido y por último pan rallado.
  8. Las freís en abundante aceite muy  caliente hasta que estén doradas. Reservad sobre un papel absorbente, y así quitáis el sobrante de aceite.

2018-11-29-13-22-56-1-3779231253-1568472591955.jpg
“La comida simboliza el amor cuando las palabras son inadecuadas”. Alan D. Wolfelt ¿y que mejor para simbolizar el amor que unas croquetas?

Las croquetas son conocidas en todo el mundo. Aunque no las catalogaríamos como “cocina gourmet“, cuando están bien hechas son impagables. 

 

 

23 Comments

  1. Las croquetas con una buena besamel son simplemente gloria, las que menos me gustan son las de pollo, ropa vieja, morcilla, mejillones, estas llenan bastante, las dulces no me hacen gracia pero hasta unas buenas croquetas de jamón resucitan a un muerto… nuevamente felicidades Alicia… 🙂

  2. ¿Pero es que acaso alguien puede poner en duda que la madre de cada cual es la mejor hacedora de comidas del planeta… con ese ingrediente, el cariño, que convierte en sofisticado el más humilde de los guisos y hasta en grata esa comida concreta que detestamos desde la niñez…?
    Y las croquetas… Eso es ya mentar el vicio. Esas que presentas, tan coloridas, me las comería sin ni siquiera preguntar cuál es el relleno.

    • Efectivamente, el cariño es el condimento secreto de las madres cuando cocinan.
      ¡Gracias por tu elogio a mis croquetas! Estás las preparé la última vez que vino nuestra hija con nuestros nietos y además de bechamel también llevaban cariño. Un beso!

  3. Gracias, están de buenas, una pasada”

  4. Estoy de acuerdo contigo Alicia, unas buenas croquetas son una obra de arte!!! A mi me salen de lujo… me ha costado lo mio pero ahora presumo de que mis croquetas son la mejores!!! Jeje .
    Muchas gracias por tu receta.😍

    • ¿Por qué no compartes tu receta con nosotros? Puedo subirlas a colaboraciones. Sería estupendo contar con tu receta. ¿De qué las haces? ¿Cuál es tu favorita? Puedes ponerte en contacto conmigo a través de la “Contacto” en el menú. Un abrazo 😘 Alicia

  5. ChupChupChup Silvia

    No hay nada como las croquetas caseras, sean de lo que sean, siempre están deliciosas. En casa duran poco y las tuyas se las zampaban rápido. jeje.

  6. Se ven deliciosas y hermosas!

  7. Qué buena pinta!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.