Choto al ajillo 1

Choto al ajillo

El choto o cabrito lechal al ajillo es un plato muy sencillo, en el que su principal ingrediente es la carne de cabrito, y que se elabora en muchos puntos de la geografía andaluza pero principalmente en la Alpujarra granadina. Y de la Alpujarra es el origen de la receta que os traigo.

Pregunté a mis amigos de instagram y me recomendaron tomarlo al ajillo, con una receta que  recoge la forma de cocinarlo como se hacía tradicionalmente. Aunque he tenido que cambiar la sartén de hierro por una sartén de aluminio y el fuego de leña por una encimera de gas ¡Tiempos modernos!. Pero a pesar de todo he conseguido un plato con un maravilloso aroma y sabor. Ideal para acompañar con unas patatas al horno, un picadillo de tomate, unos pimientos verdes fritos, o una buena ensalada…

Choto al ajillo
Plato de choto al ajillo

Cabrito, chivo o choto: tres nombres para las crías de la cabra. El cabrito es el animal que no llega a los 4 meses de edad. Si su carne se va a destinar a consumo se sacrifica cuando cumple un mes (momento en el que deja de mamar)  y entonces estaríamos hablando de cabrito lechal que si es macho recibe también el nombre de choto.

Podemos encontrar muchísimas recetas diferentes para cocinar el choto:  estofados (calderetas) o en guisos. Pero una de mas maneras más habituales es al horno ya que de esta manera se mantiene toda la esencia del sabor y textura del choto, que es menos intenso que el del cordero, lo que resulta en un autentico lujazo.

Choto al ajillo

Ingredientes

  • 1,5 kg de choto troceado en trozos pequeños
  • 6 dientes de ajos
  • 40 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 300 ml de vino blanco seco
  • 300 ml de agua
  • 10 almendras
  • 1 cucharadita de carne de pimiento choricero
  • 1 rebanada de pan
  • Una hoja de laurel
  • Sal y pimienta.

Preparación

  1. En una cazuela con  aceite, donde quepa la carne, freís las almendras, la rebanada de pan y dos de los ajos (los otros dos los utilizaremos crudos). Una vez frito lo trituráis en un mortero junto a los dos ajos crudos y reservamos.
  2. Salpimentad los trozos de choto y freídlo en el mismo aceite (añadid un poco si es necesario).
  3. Cuando la carne esté cogiendo color, añadid la carne de pimiento choricero y le daís una vuelta rápida (hay que evitar que se queme) e inmediatamente añadís el vino y el laurel y dejadlo a fuego vivo un par de minutos,  dándole unas vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera.

    Cazuela de choto al ajillo
    Cazuela de choto al ajillo
  4. Añadid el majado que teníamos reservado junto con el agua, sal y laurel y que cueza a fuego lento unos 35-40 minutos. Es opcional añadir un poquito de vinagre. Se suele acompañar con patatas fritas o patatas a lo pobre. Servid muy caliente.

Choto al ajillo ¡Menuda delicia! Su aroma y sabor son inconfundibles.

2 Comments

  1. Avatar

    Una buena salsa es fundamental pero todo muy acertado 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.